miércoles, 14 de abril de 2010

El Príncipe de la Dulce Pena

La tristeza es mi sangre,
y a su vera mi vena,
donde mora de pena
donde muere de hambre.

Hambre y melancolía,
de que la luna esté llena,
de amoríos y de alegrías,
soy el príncipe de la dulce pena.

Un beso es donde tú terminas,
y abrazo tuyo, mi abrigo,

Tu boca donde allí germina,
mi delirio y mi muerte
si es contigo.

2 comentarios:

  1. Me ha llamado la atención el símbolo celta de tu imagen. Veo que no me he equivocado, tu blog merece la pena :)

    Te sigo! ;)

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. muy buen poema!
    "soy el principe de la dulce pena" :)

    (signo celta del infinito, veo que a euforia lo trajo lo mismo que a mi)

    saludos.

    ResponderEliminar