lunes, 26 de abril de 2010

La llave de mi corazón... eres tú


Solo se oían nuestros pasos y el rugido de los motores que pasaban por la carretera muy cerca nuestro. Caris estaba triste, porque yo había hecho visible un profundo miedo que habitaba en mi interior, perderla.
Unos minutos atrás le había dicho una cosa que ni siquiera pensaba que fuese a suceder realmente, pero no se porque, lo dije: "Nos queda nada más que un año" - una vez dije esto, Caris se paró en seco, yo me volví para mirarla. Tenía la cabeza gacha y su mirada, antes cargada de luz y amor se volvió fría y oscura, se clavaba en el suelo que había bajo sus pies, antes de que ella pudiese decirme nada yo supe que aquella estúpida afirmación le había hecho mucho daño, más del que me pude imaginar. Sin levantar la cabeza del suelo y con los ojos brillantes me dijo: "¿De verdad piensas eso, Ian ?".
Entonces yo la cogí de la mano sin decir nada y conduje por las calles a un lugar que los dos conocíamos muy bien, era, como nosotros lo llamábamos, "el décimo cielo". Ella me pregunto con cierta alarma en su voz que adonde la estaba llevando, y yo sin pensármelo dos veces respondí: "Voy a enseñarte algo, y también voy a darte una cosa" - Caris que, por el momento no iba a darle más explicaciones. Una vez atravesamos el umbral que tantas veces nos había visto pasar llegamos a aquel mágico lugar. Una vez allí Caris seguía triste y lo peor de todo que era por mi culpa. Por fin trague saliva y tomé una bocanada de aire y m e dispuse a enseñarle lo que yo guardaba con tanto cuidado, pues para mi desgracia era demasiado frágil.
Por alguna extraña razón las palabras no salían de mi boca y no podía hablar, solo balbuceaba. La tristeza seguía impregnando los ojos de mi amada Caris y solo había una cosa que pudiera borrarle aquellas dudas y aquella tristeza, que yo mismo había provocado no hacía mucho tiempo atrás. Me deje llevar por mis sentimientos y las palabras empezaron a salirme solas: "Caris, amor mio, te quiero más que a nada y más que a nadie, y SIEMPRE querré estar a tu lado. Todo este tiempo que he estado contigo me ha servido para darme cuenta lo mucho que te amo, y jamas dejare de hacerlo. Por favor olvida lo que te he dicho antes y..." - antes de poder continuar ella se había abalanzado sobre mi. Yo tenía los ojos húmedos y ella no paraba de repetir lo mucho que me quería. Entonces le dije que mi corazón se había vuelta ha abrir después de tanto tiempo y se había abierto para ella, Caris es la llave de mi corazón, y ella lo sabe desde entonces que nuestro amor será eterno. Cuando yo tenía que regresar a mi morada le dije que le había entregado mi corazón y ella me dijo que ya lo sabía. La abrace con todas mis fuerzas y despues la bese apasionadamente en los labios.
Por fin Caris sabía que mi amor hacía ella sería eterno.

2 comentarios:

  1. Hay un premio de cristal en mi blog para ti :)

    ResponderEliminar
  2. He llegado a tu espacio, porque Euforia, la verdad que bonita manera de escribir que tenés, sabes? es muy parecida la forma de tu escritura a la de Euforia, pero cada uno lo hace con su toque especial:)
    Me encantó la entrada!

    ResponderEliminar