domingo, 18 de julio de 2010

Jack the Ripper Jr.

Ted despertó, y como cada mañana se duchó y bajó a tomarse un café al bar de la esquina. Tomó lo de siempre unas tostadas y un café solo, cogió la prensa y leyó la noticia de la portada: "Encontrado chico muerto en escalofriantes condiciones..." - Ted se rió, no pudo evitarlo, y siguió leyendo "La policía no tiene ninguna prueba que pueda llevarlos al asesino, lo único que había en el escena del crimen era un rosa blanca, teñida de sangre." - Le dijo al camarero que le dejaba el dinero encima de la barra y se fue, con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando subía por el ascensor hacía su lujoso ático -"Nadie sospechara jamás nada de mi" - pensó mientras abría la puerta de su casa. Tiró el periódico al sofá y empezó a recordar con alegría lo sucedido la pasada noche:


Andaba por las calles de Londres, al parecer sin motivo alguno, simplemente, paseando. Pero él sabía que no solo paseaba, estaba planeando cada segundo de lo que más tarde sería 'su aparición en escena', planeaba cada segundo de su actuación y... estaba impaciente de que empezara. Llegó la hora, el sol ya se estaba escondiendo las nubes empezaron a llorar sus lágrimas por toda la ciudad, y todo se cubrió por una inmensa niebla. Todo estaba listo, “Es la hora de pasar a la acción” – se dijo Ted a sí mismo. Su víctima salió del trabajo a la hora que él esperaba. Lo siguió. Y cuando su pobre víctima no se lo esperaba, quedó inconsciente, todo se volvió oscuro para él.


Se despertó en una habitación, vacía, oscura, sin luz alguna, intentó levantarse, pero… no podía le fallaban las piernas. Desistió, se quedó inmóvil, temblando preguntándose cómo podía haber llegado allí. De repente las luces se encendieron. “Buenas noches Edward” – dijo Ted con una voz tan fría que no parecía ni humana. Edward quedó cegado por la luz. Cuando se le pasó la ceguera y pudo distinguir quien le hablaba dijo: “Eres tú…” –con la voz entrecortada. Ted se quedo enfrente de él, sonriendo, disfrutando del miedo de su presa. “Pero… ¿Por qué estoy aquí?, ¿Qué vas a hacerm…” – con un movimiento rápido de muñeca Ted le lanzó un cuchillo que le acertó en el hombro. Edward gritó de una manera escalofriante. “eh… eh, mira tío no me hagas esto… no me mates…" Ted se acercó y le puso la mano en la boca se la abrió y metió su mano. Con un golpe seco le desencajó la mandíbula “A ver si así te callas de un vez…” – dijo Ted. Se limpió la mano y arrancó el cuchillo del hombro. Edward empezó a aullar de dolor. Y sin decir una palabra más le rasgó el cuello con un corte perfecto de derecha a izquierda. Edward no murió en el acto sino que sufrió, como Ted quería que pasase. Ted se sentó a ver aquel espectáculo: la muerte.


8 comentarios:

  1. Siento haber cambiando de formato así tan de repente pero me apetecía cambiar de aires y experimentar con cosas nuevas.

    ResponderEliminar
  2. creo que tu escrito es de lo poco que he leído del estilo, me temo que no puedo opinar, porque no tengo el más mínimo criterio :) lo que sí, está bien probar cosas nuevas, no sé cómo despedirme para hacer los honores... porque lo del biquiño en estas circunstancias... hummm como que no pega!! jeje aunque bueno, no soy yo quien ha cambiado de estilo así que ale! un biquiño ;)))

    ResponderEliminar
  3. O.O Escalofriante! No me gustaría cruzarme con Ted... si alguna vez voy a Londres, evitaré salir sola de noche (:
    Muy bien escrito, el ritmo es intrigante y crea mucho suspense.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. La noche londinense es el espectáculo perfecto...
    Es bueno cambiar de aires, sobre todo si es para desahogarse :)
    me ha gustado, Príncipe, lo he soportado bastante bien :)

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Jeje:))) gracias por tu visita:))) sí la amistad es lo que nos alegra el día:))) moitos biquiñosssss y muy feliz día:)))

    ResponderEliminar
  6. Que locura madre mia estoy a punto de irme a dormir y voy a tener pesadillas... lograste atraparme...

    y con respecto a tu comentario, primero muchas gracias por comentar. no creo que vos y tus amigos sean "raros" porque no existe tal definicion, sino lo que la sociedad no acepta por ignorancia. Acordate siempre que no ser parte de la corriente, ser diferente, es lo mas especial.

    Que tengas un muy buen finde, principe. Ya que sos un principe tener algo de especial ;) segui tu camino, nomas...

    besos!

    ResponderEliminar
  7. Me he quedado IMPRESIONADA! No esperaba este giro tan brusco en tu forma de escribir, la verdad, pero me ha encantado! Siempre he sentido cierta debilidad por Jack el Destripador, y esta historia ha tocado mi fibra sensible :)

    Un beso grande, Principe! ;)

    ResponderEliminar
  8. Escalofriante... realmente escalofriante.
    Me ha gustado la historia.
    Te sigo!

    ResponderEliminar