sábado, 2 de octubre de 2010

Juntos para siempre


"Siempre la fastidio, ¿cómo puedo ser así?" - me dije a mi mismo mientras recorría las solitarias calles de la ciudad. Estaba todo muy oscuro, era demasiado tarde. Andaba con un paso tranquilo, y de compañía solo tenía a mis pensamientos. "¿Por qué nunca pienso las cosas antes de hablar? Siempre estoy haciéndole daño” – Cogí mi iPod y puse el disco Alchemy y empezaron a sonar las notas de la canción Tunnel of Love. Extraje mi móvil del bolsillo de mi pantalón y empecé a escribir un mensaje, pidiéndole perdón. Finalmente, no sé lo mandé. Guardé el móvil. Me paré en medio de la calle. En mi cabeza se estaba librando una batalla.


Mientras ella permanecía recostada sobre su cama, sufriendo. Las lágrimas se le escapaban de los ojos y estaba a la espera de algún mensaje que, lamentablemente, no llegaba, ni llegaría. Le habían regañado por llegar tan tarde y encima no le llegaba ese mensaje pidiéndole perdón. Hundió la cabeza en su almohada y comenzó a llorar.


Yo corría como si se fuese a acabar el mundo, corría todo lo rápido que podía, pero parecía no ser suficiente. Mi cuerpo se alió conmigo y lo dio todo de sí. El trayecto que había recorrido en media hora, lo había hecho en diez minutos.


Llegué allí, donde tantas veces había estado antes. Sentí miedo y tuve mis dudas pero necesitaba pedirle perdón cara a cara. Llamé al timbre. Se puso su madre. Le dije lo que había pasado y me dejo entrar cuando subí corriendo por las escaleras estaba empapado, en sudor y en agua de lluvia. Cuando me vio salió corriendo hacía a mí y nos fundimos en un abrazo. Le pedí perdón al oído y me dijo que no importaba, lo que importaba es que había ido a verla y a pedirle perdón y eso era suficiente. La besé como no lo había hecho nunca, le demostré todo mi amor en un solo beso. Esa noche dormimos juntos. Y a partir de esa noche toda nuestra relación fue perfecta y nuestro amor fue susurrado por el eco del viento por el resto de los tiempos.



Te quiero muchísimo y siempre lo haré! Pase lo que pase estaremos, Juntos para siempre


4 comentarios:

  1. Recapacitar es de sabios :) muy pocos volverían a su casa, corriendo y de noche. Cualquier chica mataría por alguien como tú.

    " Y a partir de esa noche toda nuestra relación fue perfecta y nuestro amor fue susurrado por el eco del viento por el resto de los tiempos."

    Parece el final de una leyenda :) Me ha encantado!

    Un beso enorme enorme!

    ResponderEliminar
  2. Sí parece de leyenda:) me ha recordado una escena de El hombre tranquilo, me encanta esa peli:)) cuando se dan un beso, y John Wayne tiene la camisa empapada:) muy chula la escena:)) feliz findeeee:)))

    ResponderEliminar
  3. :)) pues es una peli genial! Sobre todo los personajes secundarios:)) espero que tu día haya sido felizzzzz:)) y mañana, más:)) el mío agotador, tanto, que se me cierran los ojos:) biquiñosssss

    ResponderEliminar